Boletín de Propiedad Intelectual en México y el Mundo

Home | Introducción | Marcas | Patentes | Derechos de Autor | Dominios | Nuestra empresa | Información adicional

20 de Octubre, 2001

Boletín #75

Signos distintivos y empresas europeas

Por: Lic. Luis Miguel Hernández

Un tema que da mucho que pensar, actualmente, gracias a los problemas de Estados Unidos y a la importante política de diversificación comercial de México, es la posibilidad de extender la protección de los signos distintivos, hasta 48 países, por medio de una empresa filial, licenciatarios o distribuidores.

Hasta ahora, las empresas mexicanas con presencia o intereses en Europa, han tenido que invertir importantes fortunas en la protección de sus marcas, ya que para gozar de los beneficios que otorga su uso exclusivo, han tenido que registrarlas país por país.

Adicionalmente, las que han podido realizar la inversión que ésto representa, se han visto envueltas en la problemática de la conservación de sus derechos, ya que, la mayoría de las legislaciones, sancionan la falta de explotación de una marca, con la extinción del registro.

Si hacemos un cálculo conservador, una empresa tendría que gastar para obtener la protección de sus signos distintivos, un promedio de 1000 dólares americanos, por cada país en el que se desea tener protegida su marca base, ya sea para explotarla comercialmente, por sí o por alguien con su autorización o, simplemente, para evitar la apropiación de la misma por un tercero.

La Unión Europea, pensando en la necesidad de simplificar trámites y reducir costos, desde 1996, diseñó un sistema mediante el cual, con un solo registro depositado en una sola oficina, se otorga la misma protección para los 15 países y con un costo que representa, aproximadamente, el 10% de los que costaría registrar la marca país por país.

Una sola solicitud basta para los 15 países y la explotación de la marca, en cuando menos uno de ellos, evita su extinción.

Más pretenciosos son el Arreglo y el Protocolo de Madrid sobre el registro internacional de marcas administrados por la OMPI, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Las empresas que tienen oficinas en europa, licenciatarios o distribuidores, pueden registrar sus marcas en el registro internacional de la OMPI en Ginebra, a través de una oficina nacional, obteniendo protección hasta en 48 países, por un costo todavía menor.

Cada vez que una empresa abre una plaza o tiene una oportunidad de comercialización de bienes o servicios, en cualquiera de estos 48 países, puede solicitar la extensión de los efectos del registro internacional a ese país.

A diferencia del Arreglo de Madrid, con la inminente pero todavía esperada adhesión de la Europa de los 15 al Protocolo de Madrid, bastará que la empresa tenga una solicitud de registro como marca comunitaria en la oficina europea, para tener acceso al registro Internacional de OMPI, con los enormes beneficios que esto representa y con lo que la protección del registro internacional se podría extender a 58 países.

Si las empresas con intereses mexicanos en Europa pagan elevados impuestos y gastan fuertes cantidades de dinero en salarios y prestaciones a sus trabajadores, es importante, también, hacer uso de los beneficios que los diferentes Tratados aplicables en Europa, pueden representarles, justamente ahora, que se mira con incertidumbre hacia arriba y con esperanza hacia esta región del mundo.

Le envía un cordial saludo

Lic. Luis Miguel Hernández
Email: magritte@skynet.be
Web: Marcas.com.mx 

 


Comentarios
Comentario
Calificación
Escribe tu comentario sobre este boletín
Comentario
Calificación